Ricardo Gil Lavedra opinó sobre la irrupción política de Javier Milei: «La reivindicación de la dictadura supone una involución democrática»

Ex diputado, integrante del tribunal que en 1985 juzgó a las Juntas Militares y actual presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, Ricardo Gil Lavedra participó del Consejo Asesor del Debate Presidencial y fue consultado este sábado sobre la irrupción de Javier Milei. En ese contexto, dejó una fuerte definición: «La reivindicación de la dictadura supone una involución democrática».

Gil Lavedra opinó sobre el avance meteórico en la política de Milei, uno de los candidatos que este domingo participará en el balotaje junto a Sergio Massa. «En lo que tiene que ver con la reivindicación de las víctimas, yo veo que eso obviamente no merece ningún comentario, las víctimas son las víctimas, no importa de dónde sean. El homicidio es un homicidio, quien quiera sea quien lo cometa», señaló el ex ministro de Justicia y Derechos Humanos.

«Ahora, en lo que hace a la reivindicación de la dictadura, esto supone una involución democrática. Y digo esto porque la democracia, al revés, se construyó sobre la base de respeto a los derechos, del imperio de la ley, y obviamente aburre todo tipo de régimen dictatorial, más cuando hay que haber cometido delitos incontestables, porque es otra cuestión que no puede discutirse», en diálogo con el programa «País adolescente» de CNN Radio.

«Hoy en día en Argentina los hechos son indiscutibles. Uno podrá decir lo que quiera, pero nunca discutir que estos hechos ocurrieron en serio. Ahora, yo creo que, o por lo menos pienso, que la enorme cantidad de argentinos que están votando a Milei no están votando esto. O mejor dicho, lo votan a pesar de esto, quizás. Pero yo no creo que sea una discusión en este momento que tenga posibilidades de reabrirse», destacó el ex diputado nacional.

Elogios de Gil Lavedra a Raúl Alfonsín

Gil Lavedra fue consultado sobre la película 1985, que trata sobre el juicio a las Juntas desde la mirada de de Julio Strassera, fiscal del Juicio a las Juntas Militares, y opinó: «Parece que la imagen de Alfonsín no depende en este caso de la película. Es cierto que la película presenta al juicio como una consecuencia natural. Es decir, que esto se produjo naturalmente y luego, bueno, gracias a la extraordinaria labor de la Fiscalía, esto fue posible. Y si para el Juicio la labor de la Fiscalía fue notable, por cierto, es que el juicio no fue tan fácil y sin Alfonsín no hay nada. No existe nada, ¿no? No existe Strassera, no existen los jueces, no existe nada».Ricardo Gil Lavedra, presidente del  Colegio Público de Abogados. Foto: Lucía MerleRicardo Gil Lavedra, presidente del Colegio Público de Abogados. Foto: Lucía Merle

«Y en ese aspecto me parece que la película pudo haber hecho un destaque mayor. Asimismo, también hay cosas que no son de la ficción, como por ejemplo los títulos del final. Eso no es ficción. Uno cuando pone los títulos relata objetivamente. Y los títulos del final lo que destacan son las leyes de la impunidad, que son las leyes del señor Raúl Alfonsín, que omiten los indultos, que tienen que ver con la propia película, por eso los indultos también al juicio. Eso es o una falta de profesionalismo notable o sesgo político», remarcó el presidente del Colegio Público de Abogados.

Gil Lavedra valoró: «La Argentina está en una situación muy difícil y me parece que estos 40 años de democracia nos tienen que hacer pensar en alguno de estos principios fundamentales que abrazamos en la primavera democrática de 1983. Y yo dudo que, más allá lo que tienen también con las formas democráticas, es decir, por supuesto, desde ya el imperio de la ley, la división de poderes, Justicia independiente, la democracia también es una cultura».

«Por eso, muchas veces es difícil que la democracia arraigue. Y esa cultura parte de la tolerancia. Yo creo que el valor de la cultura democrática más importante es ese, el pluralismo. Alfonsín, desde que estábamos hablando de Alfonsín, decía siempre que la democracia es el único régimen político que necesita demócratas, es decir, gente convencida de estos valores. Y yo creo que el antagonismo extremo, el vernos todos como enemigos, el quedarnos dueños de la verdad absoluta, no reconocer las verdades del otro, y sobre todo no buscar los caminos de cooperación», remarcó.

Y concluyó: «Porque todos los países tienen mentalidades diversas. La democracia es diversidad, la democracia no es una uniformidad. Pero la democracia también es cooperación, es consensos en función de un destino común. Y esta me parece que es la razón que explica la independencia argentina. Por eso luego el 10 de diciembre lo que tenemos que recrear entre todos es el compromiso de esos valores democráticos».